Salvado de Avena

Todos alguna vez han preparado o al menos degustado una receta con “Salvado de Avena”, pero ¿alguna vez se han preguntado el origen de este cereal tan exquisito? y específicamente a que se refiere cuando se habla de “salvado de avena”

¿Qué es la avena?

Esta planta herbácea proveniente de las poaceas, aunque existen distintas variedades las más consumidas es la que proviene de la Avena Sativa L, es un cereal cargado de beneficios, y como no, utilizado también para miles de recetas.

Entre todos sus beneficios cabe destaca lo saludable de su composición, rica en fibras, proteínas, grasas sanas y un gran número de vitaminas y minerales, siendo todos estos elementos fundamentales para una buena nutrición, todo un tesoro ¿no?.

¿Qué es el salvado de avena?

El salvado de avena es la cascara o parte exterior de la avena, es decir prácticamente es lo que sobra al refinar el grano de avena, es la capa más rica de proteína y fibra. Ahora puede que te genere confusión y te preguntaras ¿cuál es la diferencia entre la avena y el salvado de avena?

Diferencias entre la avena y el salvado de avena

La avena se puede encontrar en diversos formatos como: granos de avena que es prácticamente el estado más natural, la harina de avena que se obtiene de moler los copos u hojuelas, por su puesto las hojuelas de avena y el salvado, la diferencia entre estas últimas es:

La hojuela de avena, se obtienen descascarillando, moliendo y prensando los granos de avena y el salvado de avena, es el producto que queda al refinar las capas externas de la flor de avena, está formada principalmente por la cascarilla y algunos trozos del grano.

Lo que hace nutricionalmente diferente al salvado respecto a los copos es que tiene mayor porcentaje de fibra y menos carbohidratos que las hojuelas, es decir es más ligero.

Contraindicaciones del salvado de avena

A pesar que el salvado de avena es sumamente sano a nivel nutricional, como todo alimento hay personas que deberían evitarlo, o bien reducir su consumo:

Debido a su alto contenido de fibra, no es recomendado a personas con diarrea crónica o colon irritable, pues el salvado incentiva la evacuación.

La idea en una dieta saludable es jugar con los beneficios de alimentos como este, pero sin caer en el abuso, pues una dieta basada en exceso de salvado de avena puede tener algunas contraindicaciones o efectos secundarios, como hinchazón de la barriga, o incluso diarrea.

Comer de manea balanceada es la clave y el salvado de avena es un cereal maravilloso que puede ayudarte significativamente a lograr una correcta alimentación.

Propiedades del salvado de avena

 Es de esperarse que el salvado de avena tenga alto contenido nutricional y claramente muy recomendada en los planes alimenticios de los nutricionistas. El salvado de avena contiene:

  • Acidos grasos, vitamina B6, sodio, potasio, hierro, calcio y magnesio.
  • El salvado de avena es un 70% más rico en hierro que las lentejas.
  • Es abundante en calcio, con 58 mg por cada 100 gramos.
  • Es una fuente de proteínas vegetales, con 17 gramos de proteínas por cada 100 gramos de alimento

Beneficios del salvado de avena

Reduce el nivel de colesterol debido a la alta presencia de  betaglucano.

Contiene vitamina B6, favorecedora al sistema nervioso, el metabolismo de los nutrientes y la formación de la hemoglobina.

La cantidad de hierro presente la hacen un alimento muy eficaz para combatir la anemia.

Ayuda a mejorar el tracto intestinal.

Definitivamente el salvado de avena es un alimento sano, rico nutricionalmente y que nos permite llevar una alimentación balanceada ideal para personas con regímenes alimenticios especiales.

Recetas con salvado de avena

Con el salvado de avena puedes llegar a hacer deliciosas recetas cargadas de su maravilloso poder nutricional, tales y como:

Galletas con salvado de avena.

Ingredientes:

  • 200 gr Salvado de avena
  • 2 Huevos tamaño normal
  • 100 gramos azúcar
  • 100 gramos harina
  • 3 gr Polvo de naranja o saborizante líquido.
  • 1 pizca de sal
  • 150 ml Aceite de Oliva o de su preferencia.

Preparación:

En un bol parte los dos huevos añade el aceite y bate consistentemente, luego incorpora el azúcar y bate nuevamente, agrega seguidamente la harina y mezcla, una vez que la harina este bien integrada incorporara el polvo de hornear, la sal y la ralladura de naranja.

Por último, incorpora el salvado de avena, mezcla hasta tener una masa homogénea, con un molde ve dando la forma de galletas, con el horno bien caliente a 180°C le daremos 15 minutos de cocción, cuando los bordes están dorados es que ya podemos retirar las galletas

¡Deja enfriar y disfruta con una rica taza de té o café!

Tortillas con salvado de avena.

Ingredientes:

  • 2 huevos tamaño normal
  • 1/2 taza leche líquida desnatada
  • 3 cucharaditas azúcar moreno preferiblemente.
  • 1 taza salvado de avena.
  • 1 cucharadita esencia de vainilla
  • 1 poquito aceite de girasol o de oliva.

Preparación:

Es una receta muy sencilla, bate los huevos en un bol y añades el resto de ingredientes, mezcla bien formando una masa cremosa. Unta con aceite la sartén, caliéntalo y vierte en ella cucharadas de esta preparación, separadas unas de otras para que no se junten.

Cuando veas que burbujee da vuelta las tortitas para que se dore de ambos lados y listo, la mejor manera de degustarlas es servirlas calientes con un balo de miel o una cucharada de mermelada ligera.

Pan de salvado de avena

Esta receta de pan de salvado de avena que te traemos no solo se destaca por su sabor sino también por su excelente valor nutritivo, toda una delicia, contiene ingredientes integrales, evitando las tan dañinas harinas procesadas.

Ingredientes:

  • 365 gramos de harina integral.
  • 80 gramos de salvado de avena.
  • 280 gramos de agua tibia.
  • 1 sobre de levadura fresca (5gramos)
  • 25 gramos de leche en polvo.
  • 25 gramos de miel.
  • 10 gramos de melaza
  • 1 pizca de sal.

Preparación:

Coloca el agua tibia, la levadura, la miel, la melaza, la harina integral junto con la avena y la sal, amasa por 10 minutos, hasta que este homogéneo, obtendrás una bola de masa, déjala reposar en un bol tapada por 1 hora o para que crezca.

Cuando finalice este lapso, toma un rodillo para estirar, debes hacer rectángulos procede a enrollarlo, sella la junta y colócalo en un molde previamente engrasado y vuelve a dejar en reposo durante 1 hora, veraz como aumenta su volumen.

Precalienta tu horno a 200º lo horneamos durante media hora o hasta que esté dorado, retira, desmolda y déjalo enfriar.