¿Qué se necesita para hacer un bizcocho?

Si te gusta la repostería, pero no te habéis atrevido a iniciarte en ella, pues te contamos que uno de los pasteles que todo amante de este arte debe saber hacer es el bizcocho, tan versátil como ninguno y una excelente merienda que a todos les encanta.

Además, es la base ideal para elaborar otras preparaciones más complejas, desde bizcochos combinados con fruta, bizcochos con topping o los hermosos bizcochos rellenos con suculentas capas intercaladas de crema o fruta tan de moda que se conocen como nake cake o tartas desnudas.

¿Qué utensilios necesitáis para hacer un bizcocho?

  1. Un bol grande, es importantísimo que sea redondo y grande para que podáis batir la mezcla sin restricciones, en cuanto al material es el que gustéis: vidrio, cerámica o metal, el que te hagáis sentir más comodidad ese es.
  2. Una báscula; hay reposteros que prefieren trabajar los materiales “a ojo”, eso es algo que tal vez logréis con el tiempo y experiencia sin embargo lo más recomendable en especial si eres un principiante es medir correctamente los materiales a emplear.
  3. Un tamiz o colador, lo necesitáis para cernir la harina, aunque puede ser un poco tedioso este paso es fundamental para evitar los grumos en la masa y lograr un bizcocho esponjoso.
  4. Espátula, de madera o silicona para poder mezclar y despegar de los bordes del bol, en el mercado encontrareis espátulas de silicona de distintos tamaños y bastante cómodas.
  5. Una batidora de varillas, facilita la labor, pero si careces de ella puedes usar simplemente las varillas metálicas y el resultado será idéntico.
  6. Un molde para el horno, la forma es la que más te gustéis: redondo, cuadrado o rectangular, lo que si te sugeriremos es un molde desmontable, te aliviara la pena de que tu biscocho se parta al desmoldar.
  7. Un separador de claras y yemas, este es un plus es genial para que ninguna porción de la yema pase a juntarse con las claras, es un utensilio muy útil, pero si no lo tenéis no te líes podéis separar las claras de las yemas de la manera tradicional y no pasa nada.

Está demás mencionar que necesitareis para la cocción, horno a gas o eléctrico, aunque en casos de emergencia podéis usar hasta la hornilla o el microondas.

Hablemos de los ingredientes que necesitáis para hacer un bizcocho.

  • Harina de Avena: la tradicional de repostería.
  • Azúcar: la común de finura normal.
  • Huevos: recuerda que los huevos podéis venir pequeños o tamaño xxl, según el tamaño puede que tengáis que variar la cantidad que normalmente se usa.

“Siempre recuerda que los materiales deben estar a temperatura ambiente en especial los huevos para que te podéis levantar la mezcla como es debido”

Algunos secretitos de la abuela para hacer bizcochos

Aunque con los tres ingredientes que te hemos mencionado previamente podéis realizar sin problema tu pastel, hay unos extras que puedes añadir y son tácticas muy comunes de los tradicionales bizcochos de las abuelas:

Polvo de hornear, aunque en manos expertas y batiendo de la manera apropiada los bizcochos levantan sin necesidad de potenciadores químicos extras, con una cucharadita de este podréis garantizar que quede alto y esponjoso.

Una pizca de sal, sin excederse le agrega textura y realza el sabor.

Ralladura de limón, le da un toque fresco y evita que el bizcocho sepa demasiado a “huevo”.

Las proporciones adecuadas para realizar un bizcocho perfecto.

Cada quien tiene su proporción y técnica para realizar este clásico, te daremos la que a nuestro criterio te garantizara un éxito asegurado si mides bien y realizas el procedimiento adecuado:

  • 5 Huevos.
  • 150 gramos de harina.1
  • 150 gramos de azúcar blanca.
  • Un sobre de polvo de hornear o 7 gramos de levadura química.
  • Una pizca de sal.
  • Ralladura de un limón pequeño.

El molde ideal para hacer el bizcocho perfecto.

Para que el bizcocho quede esponjoso y te crezca es necesario sin lugar a dudas que uséis los ingredientes en las proporciones adecuadas y que realicéis la preparación de la manera correcta pero no olvidéis que un buen molde también ayuda.

Las dos claves para elegir el molde adecuado se basan en la forma y el material del que este hecho, en cuanto a la forma realmente la elección depende más de tu gusto o la finalidad del bizcocho, en cuanto al material si es importantísimo que sea antiadherente.

Los moldes rectangulares, son perfectos para los bizcochos clásicos y sencillos, vienen de 4 paredes rectas o redondeadas en los extremos y de altura o tamaño variable, lo más importante es que sea antiadherente para evitar que el biscocho se pegue.

Los moldes redondos, son los de uso más extendido son ideales para hacer las bases de bizcocho de las tartas que luego cortareis para rellenaren capas, el tamaño es variable por ejemplo para los ingredientes que te mencionamos previamente van bien con un molde de 18 cms o 20 cms.

Los moldes cuadrados, son los menos usados, pero te permitirán hacer bizcochos menos tradicionales, ciertamente pueden ser un poco más engorrosos para desenmoldar.

Los moldes tipo corona o dona, son los moldes redondos con una protuberancia en el medio para que tu bizcocho quede con un hueco en el centro como una dona, estos moldes son geniales para bizcochos te quedaran muy estéticos y además son unos de los que más favorecen a que la mezcla levante y obtengáis un bizcocho alto y esponjoso.

En cuanto a los materiales encontrareis:

 Los clásicos moldes de acero inoxidable, es recomendable que uséis papel de desmoldar.

Los moldes de acero antiadherente son una gran opción y te ahorran el uso del papel.

Los moldes de aluminio antiadherente son bastante recomendados y podéis conseguir moldes con formas muy estéticas que te fascinaran.

Los moldes de silicona, muy de moda y con posibilidad de conseguir formas variadas, el desmoldado es veloz, pero tiende a que la cocción de tu bizcocho “sude “un poco dentro del molde, lo recomendamos más para postres fríos.

Los moldes de cerámica, son menos comunes, pero permiten un horneado genial e incluso no te hará falta desmoldar puedes cortar el bizcocho en el mismo horno, funciona excelente para tartas que vayáis a usar para meriendas en tu hogar.

Una buena opción en cualquiera de las formas que elijas es optar por moldes desmontables y/o con superficie antiadherente que te facilitareis enormemente el desmoldado especialmente cuando eres principiante.

Deja un comentario