Bizcocho Japonés

Este bizcocho de origen japonés se caracteriza por su agradable textura esponjosa y su delicado sabor dulce, también es conocido como Kasutera ó Pan de Castella por los portugueses que lo introdujeron en Nagasaki, es consumido tradicionalmente en Japón en especial los días festivos.

Pueden encontrarse en pastelerías en todo el país de muchas formas y con múltiples esencias., la diferencia del bizcocho japonés con otros bizcochos de origen occidental consiste en que tan sólo necesita 4 ingredientes para su elaboración y no se le coloca polvo de hornear o ningún tipo de aceites.

 Es fácil de hacer, y sorprenderás en casa a todos con un postre natural, húmedo y esponjoso que se conserva bastante bien.

¿Qué necesitas para realizar este agradable y rico postre?

Lo que más te agradara es el costo de elaboración, que es muy bajo, así como la facilidad para prepararlo. Presta atención solo necesitas:

  • 1 taza de harina leudante
  • 1 taza de azúcar gramos de azúcar.
  • 6 huevos
  • 80 mililitros de miel
  • 2 cucharaditas de agua tibia

Pasos para la elaboración:

  1. Comienza preparando la esencia de miel, coloca el agua y la miel en un recipiente y mezcle bien. Reserva.
  2. Coloca los huevos (a temperatura ambiente) en un bol grande y mezcla hasta que se integren bien.
  3. Añade azúcar (debes tamizarla), incorpora a los huevos hasta que se integren, deben crecer 4 veces su volumen original. En este punto observaras una mezcla espesa de color amarillo claro.

Un Tips para conseguir mejores resultados, bate la mezcla con la velocidad máxima de la batidora para aminorar el tiempo.

  • Una vez alcanzada la textura ideal, añade la esencia de miel que tenías apartada y agrégalo a la mezcla a velocidad baja.
  • Tamiza la harina y agrega lentamente a la mezcla. Poco a poco incorpora a la mezcla hasta que se incorpore completamente. En este momento no batas más, sino  se corre el riesgo de que se desarrolle el gluten y se estropee la receta.
  • Coloca papel de hornear preferiblemente en el molde donde hornearas, coloca la mezcla, golpee el molde a una distancia corta del mesón y déjelo caer en ella para de esta manera evitar el aire o burbujas en la masa.
  • Coloca en el horno a 165°C durante 35 o 40 minutos.
  • Deja reposar antes de sacarlo, desmolda y coloca papel film; el siguiente paso es llevarlo al refrigerador para que conserve la humedad.
  • Lo recomendable es dejar por 12 horas que enfríe y estará listo para servir.

También puedes batir la masa de manera manual sin problema, un buen consejo en este caso es colocar el bol donde se encuentra sobre agua caliente y bate por un minuto, así puedes obtener una textura más suave y esponjosa.

Deja un comentario